Barquisimeto – Venezuela

Entradas etiquetadas como ‘Semana Santa’

Jueves Santo: Jesús Sumo y Eterno Sacerdote (por Mons. Antonio J. López Castillo)

En este día la Iglesia en Barquisimeto, como pueblo de Dios, participa de un hecho litúrgico fundamental como es La Misa Crismal, presidida por el Sr. Arzobispo a las 9:00 a.m.; a las 6:00 p.m., Misa de la Cena del Señor, lavatorio de los pies; procesión al monumento; a las 8:00 p.m., Adoración Pastoral Mariana; a las 9:00 p.m., Adoración Pastoral Juvenil, y a las 10:00 p.m., hora Santa parroquial presidida por el Párroco y Vicario Parroquial.

Se denomina Misa Crismal porque en ella el Obispo bendice el óleo de los enfermos, aceite que se utilizará en las Parroquias, para administrar el Sacramento de la Unción de los enfermos, a fin que “cuantos sean ungidos con este, sientan en cuerpo y alma tu Divina protección Señor, y experimenten alivio y consuelo en sus enfermedades y dolores”

Luego se bendice el óleo de los catecúmenos, con el cual se ungirán aquellos niños y adultos en la administración del Sacramento del bautismo, a fin de que Tu Señor: “concedas tu fortaleza a los catecúmenos que han de ser ungidos con él, para que al aumentar en ellos el conocimiento de las realidades Divinas y la valentía en el combate de la fe, vivan más hondamente el Evangelio de Cristo”.

A continuación se consagra el Crisma, con el cual se ungirá a los niños y adultos, haciéndolos partícipes del sacerdocio de los fieles, como también partícipes de Cristo Maestro y Rey.

Con este óleo se ungen a quienes reciben el Sacramento de la Confirmación, haciéndolos soldados de Cristo, difusores y defensores de la fe cristiana.

Además se unge con el Santo Crisma, a los que reciban la ordenación Sacerdotal y Episcopal, por cuanto se implora al Señor “se digne santificar con su bendición este óleo… infunda en él, la fuerza del Espíritu Santo, con la que ungió a sacerdotes, reyes, profetas y mártires, haga que los consagrados por esta unción…exhalen el perfume de una vida santa”.

Existe otro hecho importante en esta Misa Crismal. El Arzobispo se reúne con sus colaboradores más inmediatos, los presbíteros o sacerdotes, y todos en su presencia, y ante Cristo, renuevan sus compromisos sacerdotales, como responsabilidades del sacerdocio ministerial. Es un gran signo de unidad del presbiterio con su arzobispo, y es una gran demostración de hermandad sacerdotal ante el laicado católico fundamentalmente y ante la sociedad toda. Los Diáconos Permanentes deberán renovar las promesas de austeridad y obediencia.

Así se cumple el deseo de Cristo: “Padre que todos sean uno como Tú y Yo somos uno”. También, el Jueves Santo se celebra la Misa Vespertina en la Cena del Señor. El segundo acontecimiento litúrgico del Jueves Santo, es la Misa Vespertina en la Cena del Señor. Esta Eucaristía de la tarde, realiza muy especialmente la acción de Cristo, que ofrece su testimonio de amor total, amor que instituye la Eucaristía y el Orden Sacerdotal, y entrega a la humanidad el mandato en convicción del amor fraterno, por esencia del ser cristiano. Todo ello manifestado en el servicio mutuo, que se explícita en el lavatorio de los pies, reviviendo el gesto del Señor, que se hace servidor de todos por amor.

En esa noche, grande, el Santísimo Sacramento queda expuesto en un altar bellamente adornado, que denominamos “Monumento” para la adoración realizada por los fieles creyentes. Es esta una tradición Eucarística muy hermosa y que fortalece el fervor de nuestro pueblo; en todos los templos católicos, se escuchará como plegaria esta invocación “Bendito y alabado sea Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar, sea por siempre bendito y alabado”.

Ojalá y podamos visitar esta noche “Los monumentos eucarísticos” de nuestras parroquias.

Mons. Antonio J. López Castillo

Notas Pastorales: Domingo de Ramos (Dom, 28/03/2010)

Vivamos la Semana Santa: Domingo de Ramos

Domingo de Ramos

Semanalmente nos envían por e-mail las notas pastorales de Monseñor Antonio José López Castillo pertenecientes a la Página Arquidiocesana que se publica en el diario El Impulso los domingos. Aquí la correspondiente a esta semana:
Los cristianos celebramos hoy la festividad litúrgica del Domingo de Ramos en la Pasión del Señor; de esta manera iniciamos en la Iglesia de Catedral a las 8:30 a.m., la liturgia de la Semana Santa que culminará con la Pascua de Cristo. Las palmas dan un carácter festivo a esta celebración, que rememora la entrada de Jesús a Jerusalén, como Rey, montado en un jumento en medio de los cantos de los niños, jóvenes y el pueblo todo. Ellos extienden sus mantos en el camino, al igual que los ramos, que portaban también en sus manos. Había un ambiente de euforia, hasta gritar “¡Viva el Hijo de David, bendito el que viene en nombre del Señor, viva el Altísimo!” Y cuando muchos otros desconocedores de la situación preguntaban ¿quién es este? La gente que acompañaba al Señor le respondía: “Es Jesús, el Profeta de Nazaret de Galilea”.

Antes de su pasión, Jesús quiere proyectar sobre Jerusalén el anuncio consolador acerca de su victoria sobre el dolor y la muerte misma. Por ello, es muy importante revestirse en esa liturgia de los sentimientos de Cristo, unirnos a su Vida, a su Pasión, Muerte y Resurrección; vivir estas realidades salvíficas desde la fe.

La palma es un Sacramental que nos vincula a Cristo en ese seguimiento personal y comunitario que pasa cada día por la cruz, y debe terminar en la resurrección, como amistad gozosa y permanente con Dios.

La palma bendita no puede ser un objeto mágico que al obtener y tocarla, no hace falta nada más; no debe entenderse así, por el contrario, esa palma bendita es un Sacramental que nos invita cada día a conocer a Jesucristo, a estudiar mejor nuestro catecismo, a ahondar en nuestra doctrina católica; ese ramo bendito es el llamado a orar, a hablar, profunda y sinceramente con Dios; ese signo sagrado es un llamamiento a participar conscientemente en los Sacramentos, a vivir como Dios manda, a tratar de poner en práctica sus valores como son: la honradez, la responsabilidad, la solidaridad, la justicia y la hermandad.

Jesús asume su función con toda libertad y la llevó con decisión hasta el final; que también nosotros con toda libertad, fervor y respeto, participemos con Cristo, a través de la liturgia, de su historia, de su salvación.

Que podamos con sencillez decir “con mis obras mostraré mi fe”. Iniciemos pues, desde nuestra convicción, el acompañar a Cristo litúrgicamente en su pasión, Muerte y Resurrección, peregrinando con la palma de su victoria y cantando “Bendito el que viene en nombre del Señor”.

Mons. Antonio José López Castillo

Semana Santa: Miercoles Santo, el Nazareno

Miércoles Santo

Día de reflexión sobre Jesús Nazareno: camino, verdad y vida. Procesión del Nazareno.

En la Biblia

“Entonces Pilato mandó torturar a Jesús. Los soldados trenzaron una corona de espino y se la colocaron en la cabeza, lo vistieron con un manto color púrpura, y acercándose a él, le decían: ¡Salud, rey de los judíos! Y le daban bofetadas… Dijo Pilato a los judíos: Aquí tienen a su rey. Ellos gritaban: ¡Fuera! ¡Crucifícalo!… Y Jesús, llevando a cuestas su cruz, salió para el Gólgota, y allí lo crcificaron con otros dos“.

(Evangelio de S.Juan,19,1-2,14-15,17-18).

El Nazareno de San Pablo en Caracas

(de Caracas Virtual) Esta tradición comenzó con una terrible epidemia de viruela que ocasionó un gran número de muertos. Los pobladores de la ciudad rogaban a San Pablo el Ermitaño que intercediera por ellos y como agradecimiento al Santo por haber escuchado sus oraciones, el Concejo Municipal ordenó la construcción de una capilla en su honor donde celebrar su fiesta el 15 de enero de 1580.

Lamentablemente esta capilla quedó destruida durante el terremoto de 1641 y hubo que ser reconstruida. Esta nueva capilla fue reinaugurada en 1666 y estaba realizada de una sola nave con su campanario. El altar mayor fue consagrado al Santísimo Sacramento y luego se dedicaron altares a San Pablo el Ermitaño, a Nuestra Señora de Copacabana, Nuestra Señora de la Caridad, Nuestra Señora del Carmen, La Santísima Trinidad, Las Benditas Animas del Purgatorio, Nuestro Señor Crucificado y Jesús Nazareno .

Entre los años 1870 y 1880, el General Antonio Guzmán Blanco, dentro de los trabajos de remodelación que realizó a la ciudad, mandó a destruir la capilla y en su terreno se construyó el Teatro Nacional. La esposa del General, Ana Teresa de Guzmán Blanco sufrió mucho la pérdida de la capilla, hecho que le causó una gran tristeza por lo que el General Guzmán ordenó construir una basílica, la cual lleva el nombre de su esposa: Santa Ana y Santa Teresa, la cual fue inaugurada en 1876. Sin embargo no fue hasta el 27 de abril de 1880 cuando realmente fue inaugurada, cuando se trasladó la imagen del Nazareno. Esta es una imagen de Jesús con la cruz a cuestas. Se trata de una talla de madera, cuyo origen no está claro, aún cuando hay la certeza de que no es americana, pues las tallas americanas eran realizadas en cedro amargo y esta espectacular talla está realizada en pino, quizá pino de Flandes. Se le atribuye ser sevillana, del siglo XVII, probablemente de Felipe Ribas. Fue consagrada por Fray González de Acuña. Todas las imágenes y los objetos de culto que pertenecían a la Capilla de San Pablo fueron llevados a la Basílica de Santa Teresa.

Desde entonces el pueblo le hace promesas al Nazareno de San Pablo a cambio de sus favores, de sus milagros, su misericordia, su perdón… y le paga acompañándolo en una procesión que dura de 3 a 4 horas, los Miércoles Santos, a partir de las 7 de la noche.

El Limonero del Señor

de Andrés Eloy Blanco

Recitado por Miguel Angel Fuentes

Aquí tienes la letra:
Enlace: Limonero del Señor, Andrés Eloy Blanco

Visita de la Imagen de la Divina Pastora a la Iglesia Santa Teresita y actividades de Semana Santa 2010

divina_pastora_semana_santa

Visita de la imagen de la Divina Pastora

Domingo, 21 de marzo

Procesión junto a la Imagen de La Divina Pastora desde la Carrera 21 con Av. Morán a la Iglesia Santa Teresita, hora 4:00 pm

Recorrido:

  • Av. Morán con Carrera 21 hasta la Carrera 24
  • Bajando hasta la Av. La Concordia,
  • siguiendo hasta la Carrera 7 hasta llegar a la Iglesia

Mapa del recorrido:

Ruta del Recorrido

Haga clic para ampliar

Semana Santa

Sábado 27 de marzo:

  • (Actualizado) 6:00 pm: Bendición de Ramos en el parque de la Iglesia Santa Teresita, al finalizar: procesión hasta iglesia Espíritu Santo, luego, celebración Eucarística.

Domingo de Ramos (28 de marzo):

  • La bendición de los ramos se realizará en las tres Eucaristías (8:00 am, 10:00 am, 6:00 pm)

Martes Santo (30 de marzo):

  • 7:30 pm: Acto Penitencial y Sacramento de la Reconciliación o Confesión

Jueves Santo (01 de abril):

  • 6:00 pm: Eucaristía en la cena del Señor, Lavatorio de los pies, procesión al Monumento y reserva del Santísimo.

Viernes Santo (02 de abril):

  • 9:00 am Oración de LAUDES
  • 6:00 pm Oficios litúrgicos en la celebración de la muerte del Señor. Viacrucis

Sábado Santo (03 de abril):

  • 9:00 am Oración de LAUDES
  • 8:00 pm Vigilia de la Resurrección del Señor, Bendición del Fuego, Pregón Pascual. Liturgia de la Palabra, Bendición del agua, Eucaristía de la Resurrección del Señor

Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor (04 de Abril):

  • 10:00 am Eucaristía
  • 06:00 pm Eucaristía
  • Nota: Se suprime la Eucaristía de las 8:00 am

¡Feliz Pascua de Resurrección!

Domingo, 21 de marzo

Procesión junto a la Imagen de La Divina Pastora desde la Carrera 21 con Av. Morán a la Iglesia Santa Teresita, hora 4:00 pm

Recorrido

Av. Morán con Carrera 21 hasta la carrera 24

Bajando hasta la Av. La Concordia, y siguiendo hasta la carrera 7 hasta llegar a la Iglesia

Mapa:

Semana Santa

Sábado 27 de marzo:

4:30 pm: Procesión de Ramos desde la Iglesia Espíritu Santo a la Iglesia Santa Teresita, al finalizar la procesión: Celebración Eucarística

Domingo de Ramos (28 de marzo):

La bendición de los ramos se realizará en las 3 Eucaristías (8:00 am, 10:00 am, 6:00 pm)

Martes Santo (30 de marzo):

7:30 pm: Acto Penitencial y Sacramento de la Reconciliación o Confesión

Jueves Santo (01 de abril):

6:00 pm: Eucaristía en la cena del Señor, Lavatorio de los pies, procesión al Monumento y reserva del Santísimo.

Viernes Santo (02 de abril):

9:00 am Oración de LAUDES

6:00 pm Oficios litúrgicos en la celebración de la muerte del Señor. Viacrucis

Sábado Santo (03 de abril):

9:00 am Oración de LAUDES

8:00 pm Vigilia de la Resurrección del Señor, Bendición del Fuego, Pregón Pacual. Liturgia de la Palabra, Bendición del agua, Eucaristía de la Resurrección del Señor

Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor (04 de Abril)

10:00 am Eucaristía

06:00 pm Eucaristía

Nota: Se suprime la Eucaristía de las 8:00 am

¡Feliz Pascua de Resurrección!

¿Qué se celebra en Semana Santa?

    Estos son los días que se celebran en Semana Santa relatados en la Sagrada Biblia.

  • Domingo de Ramos: Entrada triunfal de Jesús en Jerusalén (Mt.21,1-11;Mc.11,1-11;Lc.19,28-38;Jn.12,12-19).
  • Jueves Santo: Lavatorio de los pies (Jn.13,1-17) y la Institución de la Eucaristía (Mt.26,26-30;Mc.14,22-26;Lc.22,15-20;1Cor.11,23-30).
  • Viernes Santo: Crucifixión y Muerte de Jesús (Mc.15,20-41;Mt.27,27-66;Jn.19,17-42).
  • Sábado Santo: Dia de Silencio y Meditación en espera de la Celebracíón de la Resurrección del Señor.
  • Domingo de Resurrección del Señor (Jn.20,1-23;Mt.28,1-10;Mc.16,1-13;Lc.24,1-35).

Cronología Litúrgica

DOMINGO DE RAMOS

Se celebra la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Es un anticipo de la Pascua. Los tradicionales ramos son los protagonistas. La primera lectura de la Pasión. Primeras procesiones populares.

LUNES SANTO

Tras el esplendor del Domingo, la liturgia entra en la angustia de la pasión siguiendo los últimos días de vida de Jesús. El Evangelio nos presenta el episodio de la Magdalena lavando y ungiendo los pies de Jesús, con el escándalo de Judas. En él se han inspirado algunos pasos y procesiones.

MARTES SANTO

Se caracteriza su liturgia por la exaltación de la Cruz, que se propone como motivo de orgullo para los cristianos. El Evangelio de la misa de este día es la Pasión según san Marcos. En muchos lugares el protagonista de las procesiones de este día es la Cruz.

MIÉRCOLES SANTO

Es el día en que se reúne el Sanedrín (el tribunal religioso judío) para condenar a Jesús.. Este episodio es el que convirtió los miércoles en días de ayuno. Hoy es el primer día de luto de la iglesia, en que se celebra el OFICIO DE TINIEBLAS, una especie de funeral por la muerte de Jesús. Los pasos y procesiones de este día reflejan el aumento del dramatismo.

JUEVES SANTO

Es, con el Corpus Cristi y la Ascensión, el primero de los Tres Jueves del año que relucen más que el sol. Es el día en que se celebra la ültima Cena en que Cristo instituyó la Eucaristía. Es el día del Lavatorio de los pies (sobre esto versa el Evangelio), de la atención especial a los pobres, del Amor Fraterno. Los pasos y procesiones se vuelcan en estas significaciones y empiezan a avanzar, ya en la noche, el misterio del Viernes Santo.

VIERNES SANTO

Este día constituye el núcleo central de la Semana Santa. Es el día del máximo dolor y de la muerte de Jesús. Es día de riguroso luto y no se celebra misa sino un rito de oración. Se lee la Pasión según san Juan, se reza por todas las causas en una continua ceremonia de arrodillarse (Flectamus genua) y levantarse (Levate), y en el centro de la celebración está la solemne adoración de la Cruz: “He aquí el leño de la Cruz del que pendió la salvación del mundo”. “Venid , adorémoslo”. Hoy es el segundo gran día de las procesiones en que se vuelca el dolor por la muerte de Cristo y el dolor de su madre.

SÁBADO SANTO

Este día propiamente no hay culto oficial. Es día de luto por la muerte del Salvador. Continúa durante el día la visita de los monumentos, la celebración del Vía crucis y otras prácticas piadosas. Al anochecer empieza la gran Vigilia Pascual, que en su primera parte (bendición el fuego nuevo y del agua, lecturas, letanías, profesión de fe y Bautizos) corresponde propiamente al Sábado santo; pero la Misa de Gloria, solemnísima, con volteo de campanas y llena de aleluyas, corresponde a la celebración pascual de la Resurrección.

DOMINGO DE PASCUA DE RESURRECCIÓN

La alegría iniciada en la misa de la Vigilia Pascual, que siempre es después de las 12 de la noche, la primera hora del domingo, se prolonga durante toda la mañana. Al mediodía vuelve a celebrarse una Misa solemnísima para celebrar la Resurrección. Aleqh CristoV aneste (Alezé Jristós aneste), En verdad, Cristo ha resucitado. Ese es el saludo pascual en la iglesia ortodoxa.

Mons. Antonio José López Castillo: Vivamos La Semana Santa

monsenor_lopez_castillo

Excelente explicación dada por Monseñor López Castillo sobre la Semana Santa:

DOMINGO DE RAMOS

Los cristianos celebramos hoy la festividad litúrgica del Domingo de Ramos en la Pasión del Señor; de esta manera iniciamos en la Iglesia de Catedral a las 8:30 a.m., la liturgia de la Semana Santa que culminará con la Pascua de Cristo. Las palmas dan un carácter festivo a esta celebración, que rememora la entrada de Jesús a Jerusalén, como Rey, montado en un jumento en medio de los cantos de los niños, jóvenes y el pueblo todo. Ellos extienden sus mantos en el camino, al igual que los ramos, que portaban también en sus manos. Había un ambiente de euforia, hasta gritar “¡Viva el Hijo de David, bendito el que viene en nombre del Señor, viva el Altísimo!” Y cuando muchos otros desconocedores de la situación preguntaban ¿quién es este? La gente que acompañaba al Señor le respondía: “Es Jesús, el Profeta de Nazaret de Galilea”.

Antes de su pasión, Jesús quiere proyectar sobre Jerusalén el anuncio consolador acerca de su victoria sobre el dolor y la muerte misma. Por ello, es muy importante revestirse en esa liturgia de los sentimientos de Cristo, unirnos a su Vida, a su Pasión, Muerte y Resurrección; vivir estas realidades salvíficas desde la fe.

La palma es un Sacramental que nos vincula a Cristo en ese seguimiento personal y comunitario que pasa cada día por la cruz, y debe terminar en la resurrección, como amistad gozosa y permanente con Dios.

La palma bendita no puede ser un objeto mágico que al obtener y tocarla, no hace falta nada más; no debe entenderse así, por el contrario, esa palma bendita es un Sacramental que nos invita cada día a conocer a Jesucristo, a estudiar mejor nuestro catecismo, a ahondar en nuestra doctrina católica; ese ramo bendito es el llamado a orar, a hablar, profunda y sinceramente con Dios; ese signo sagrado es un llamamiento a participar conscientemente en los Sacramentos, a vivir como Dios manda, a tratar de poner en práctica sus valores como son: la honradez, la responsabilidad, la solidaridad, la justicia y la hermandad.

Jesús asume su función con toda libertad y la llevó con decisión hasta el final; que también nosotros con toda libertad, fervor y respeto, participemos con Cristo, a través de la liturgia, de su historia, de su salvación.

Que podamos con sencillez decir “con mis obras mostraré mi fe”. Iniciemos pues, desde nuestra convicción, el acompañar a Cristo litúrgicamente en su pasión, Muerte y Resurrección, peregrinando con la palma de su victoria y cantando “Bendito el que viene en nombre del Señor”.

LUNES SANTO

-Jesús atado a la columna-
Es un día en el cual celebramos, dentro de la contemplación en la fe, el misterio de Jesús atado en la columna. En este día a las 9:00 a.m., se visitaran a enfermos; a las 5:00 p.m., se atienden confesiones y a las 6:00 p.m., celebración de la Santa Misa.

MARTES SANTO

-Jesús humilde y paciente-
Día de meditación acerca de Cristo Humilde y Paciente, como siervo sufriente entrega su vida por la salvación de todos. En este día a las 9:00 a.m., se visitaran a enfermos, a las 5:00 p.m., se atienden confesiones y a las 6:00 p.m., celebración de la Santa Misa.

MIERCOLES SANTO

-Jesús Nazareno-
Día de reflexión sobre Jesús Nazareno: camino, verdad y vida. En este día a las 9:00 a.m., se visitaran a enfermos; a las 5:00 p.m., se atienden confesiones y a las 6:00 p.m., celebración de la Santa Misa, Procesión del Nazareno.

JUEVES SANTO

-Institución del Sacerdocio y la Eucaristía-
En este día la Iglesia en Barquisimeto, como pueblo de Dios, participa de un hecho litúrgico fundamental como es La Misa Crismal, presidida por el Sr. Arzobispo a las 9:00 a.m.; a las 6:00 p.m., Misa de la Cena del Señor, lavatorio de los pies; procesión al monumento; a las 8:00 p.m., adoración: Legión de María; a las 9:00 p.m., adoración Corazón de Jesús y a las 10:00 p.m., hora santa parroquial presidida por el Párroco.

Se denomina Misa Crismal porque en ella el Obispo bendice el óleo de los enfermos, aceite que se utilizará en las Parroquias, para administrar el Sacramento de la Unción de los enfermos, a fin que “cuantos sean ungidos con este, sientan en cuerpo y alma tu Divina protección Señor, y experimenten alivio y consuelo en sus enfermedades y dolores”

Luego se bendice el óleo de los catecúmenos, con el cual se ungirán aquellos niños y adultos en la administración del Sacramento del bautismo, a fin de que Tu Señor: “concedas tu fortaleza a los catecúmenos que han de ser ungidos con él, para que al aumentar en ellos el conocimiento de las realidades Divinas y la valentía en el combate de la fe, vivan más hondamente el Evangelio de Cristo”.

A continuación se consagra el Crisma, con el cual se ungirá a los niños y adultos, haciéndolos partícipes del sacerdocio de los fieles, como también partícipes de Cristo Maestro y Rey.

Con este óleo se ungen a quienes reciben el Sacramento de la Confirmación, haciéndolos soldados de Cristo, difusores y defensores de la fe cristiana.
Además se unge con el Santo Crisma, a los que reciban la ordenación Sacerdotal y Episcopal, por cuanto se implora al Señor “se digne santificar con su bendición este óleo… infunda en él, la fuerza del Espíritu Santo, con la que ungió a sacerdotes, reyes, profetas y mártires, haga que los consagrados por esta unción…exhalen el perfume de una vida santa”.

Existe otro hecho importante en esta Misa Crismal. El Arzobispo se reúne con sus colaboradores más inmediatos, los presbíteros o sacerdotes, y todos en su presencia, y ante Cristo, renuevan sus compromisos sacerdotales, como responsabilidades del sacerdocio ministerial. Es un gran signo de unidad del presbiterio con su arzobispo, y es una gran demostración de hermandad sacerdotal ante el laicado católico fundamentalmente y ante la sociedad toda. Los Diáconos Permanentes deberán renovar las promesas de austeridad y obediencia.

Así se cumple el deseo de Cristo: “Padre que todos sean uno como Tú y Yo somos uno”. También, el Jueves Santo se celebra la Misa Vespertina en la Cena del Señor. El segundo acontecimiento litúrgico del Jueves Santo, es la Misa Vespertina en la Cena del Señor. Esta Eucaristía de la tarde, realiza muy especialmente la acción de Cristo, que ofrece su testimonio de amor total, amor que instituye la Eucaristía y el Orden Sacerdotal, y entrega a la humanidad el mandato en convicción del amor fraterno, por esencia del ser cristiano. Todo ello manifestado en el servicio mutuo, que se explícita en el lavatorio de los pies, reviviendo el gesto del Señor, que se hace servidor de todos por amor.

En esa noche, grande, el Santísimo Sacramento queda expuesto en un altar bellamente adornado, que denominamos “Monumento” para la adoración realizada por los fieles creyentes. Es esta una tradición Eucarística muy hermosa y que fortalece el fervor de nuestro pueblo; en todos los templos católicos, se escuchará como plegaria esta invocación “Bendito y alabado sea Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar, sea por siempre bendito y alabado”.

Ojalá y podamos visitar esta noche “Los monumentos eucarísticos” de nuestras parroquias.

VIERNES SANTO

-La Pasión del Señor-

En este día en la catedral, a las 8:00 a.m., adoración: cursillistas y lectores; a las 9:00 a.m., adoración del apostolado mundial de Fátima; 10:00 a.m., adoración Pastoral Familiar; 11:00 a.m., adoración: Divina Misericordia y Ministros extraordinarios de comunión; y a las 5:00 p.m., celebración de las siete palabras, celebración de la pasión del Señor, adoración de la Cruz, procesión con el Santo Sepulcro.

Las siete palabras: es la predicación de las siete palabras como una reflexión sobre las expresiones redentoras de Cristo en la Cruz.

Por la tarde, la liturgia se estructura en tres momentos especiales:
La proclamación de la Pasión del Señor: rememora los sufrimientos de nuestro Redentor por nuestra salvación. Evitemos el pecad, causa de su muerte y artífice de la destrucción del hombre.

La Oración Universal: consiste en diversas plegarias donde se ora por la Iglesia, por el Papa, por la Jerarquía, los fieles, por los catecúmenos, por la unidad de los cristianos, por los que creen en Cristo, por los que no creen en Dios, por los gobernantes, por los que padecen necesidad.

La adoración de la Santa Cruz: la cruz, instrumento de muerte y de victoria, va a ser exaltada y venerada. Ella es signo del triunfo de Cristo, sobre el pecado y sobre la muerte. Es el momento cumbre de la acción litúrgica de este día, por ello el pueblo canta “Miren al árbol de la Cruz donde estuvo clavada la salvación del mundo, vengan a adorarlo”.

En este día cuando el pueblo hace una genuflexión ante la Cruz, en señal de adoración a Cristo, y estampa un beso al crucifijo; se suele escuchar aquella partitura ya clásica para nosotros como música sagrada el “Popule Meus”, ¡Oh pueblo mío, que te he hecho, en qué te he ofendido, respóndeme…

Que nosotros sepamos tomar nuestra propia cruz, a fin de poder optar a la resurrección final, Cristo nos sigue diciendo: “Quien quiera seguirme que tome su cruz”.

Inmediatamente se distribuye la Sagrada Comunión a los que debidamente preparados desean recibirla. En éste, es el único día del año en el cual no se celebra la Santa Misa.

Por la noche, es tradición la Procesión del Santo Sepulcro de Cristo Muerto. En muchas partes también se celebra el ejercicio piadoso del Vía Crucis.

SABADO SANTO

-Vigilia Pascual-
A las 8:00 de la noche, se inicia el solemne comienzo de la Vigilia Pascual, bendición del agua y del fuego, el cual se desarrolla de la siguiente manera:

Bendición del fuego y preparación del cirio: esta liturgia, representa a Cristo que pasa de la muerte a la vida. Es la cruz que quiere iluminar los corazones de todos con una fe radiante. De esta suerte se realiza la procesión solemne con el Cirio Pascual encendido, símbolo de Cristo que es ayer y hoy, principio y fin, Alfa y Omega, suyo es el tiempo y la eternidad a Él el canto del pregón Pascual como himno de victoria porque es la noche radiante en la que Cristo resucitó “Qué noche tan dichosa, en que se une el cielo con la tierra, lo humano y lo Divino”. La verdad siempre será luz y Cristo es la verdad. Es la noche de la luz.

Liturgia de la Palabra: acá se hace resaltar por medio del texto bíblico, el paso de la primera creación a la nueva creación en Cristo nuevo Adán.
Oración Universal, bendición del agua Bautismal y Renovación de las promesas bautismales, es decir, la Liturgia Bautismal.

Los bienes y dones de la salvación se hacen efectivos en el hombre principalmente por el bautismo, ya que por él, el ser humano penetra en la nueva vida y se incorpora a Cristo de una manera viva y total por el bautismo, además, nos hacemos Iglesia, pueblo de Dios. Después del canto de las letanías, en esa noche se bendice el agua bautismal, a fin de que sepultados con Cristo en su muerte, por el bautismo, resucitemos con Él a la vida.

Cuando no hay bautizados se bendice el agua común, a fin de que como Sacramental nos comprometa con los valores del Evangelio, no puede ser un elemento supersticioso: vivamos nuestra vocación bautismal. Por otra parte, los fieles renuevan las promesas bautismales, como renuncia al mal y adhesión a Dios, habiendo realizado la Oración Universal.

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

-Jesús Resucitado-
En este día a las 8:30 a.m., y a las 6:00 p.m., Santa Misa de Resurrección.

La liturgia de la Eucaristía: es el principio y el culmen de nuestra vida cristiana. En este amanecer podemos cantar alborozados: “Resucitó, Resucitó, Resucitó. Aleluya, Aleluya, la muerte, donde está la muerte, donde esta mi muerte, dónde está su victoria, Resucitó, Resucitó, Resucitó”.

Resucitemos al bien. ¡Felices Pascuas de Resurrección!

Mons. Antonio José López Castillo
Arzobispo de Barquisimeto

Nube de etiquetas