Barquisimeto – Venezuela

Entradas etiquetadas como ‘Mons. Antonio José López Castillo’

Página Arquidiocesana (20-Jun-2010)

Página Arquidiocesana Diario el Impulso 25 de mayo

Santo Padre
La avidez de los hombres y la carrera desenfrenada hacia la riqueza por parte de las naciones más desarrolladas son las causas fundamentales, más allá de cualquier otra consideración técnico-científica, de la ya casi imparable destrucción del patrimonio natural del planeta.
Lo afirma el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, quien mira en profundidad a las causas de la contaminación del planeta subrayando que estas anidan en el ánimo del hombre y en la avaricia de las naciones. Y renueva la invitación a una conducta de vida bajo el signo de la sobriedad. Ninguna ostentación de riqueza y de cosas superfluas. El patriarca concluye con un sencillo mensaje de una historia clásica: “En los Dichos de los Padres del Desierto de Sinaí, se habla de un monje conocido como el recto Jorge, al que se acercaron ocho sarracenos hambrientos en busca de comida, pero él no tenía nada que ofrecerles porque sobrevivía sólo con alcaparras silvestres crudas, cuya amargura mataría incluso a un camello”.
“Sin embargo, al verles muertos de hambre, le dijo a uno de ellos: ‘Coge tu arco y cruza esta montaña; allí, encontrarás una manada de cabras salvajes. Dispara a una de ellas, la que quieras, pero no intentes disparar a otra’. El sarraceno partió y, como le había dicho el viejo, disparó y mató a uno de los animales. Pero cuando trató de disparar a otra, su arco se rompió. Así que volvió con la carne y contó la historia a sus amigos”.

Notas Pastorales

Domingo XII-Tiempo Ordinario /C
“Toma tu Cruz y sígueme”
Nos dice la palabra: “Si alguno quiere seguirme, que tome su cruz y me siga” (Lc. 9,23). Porque Cristo muere en la cruz, y desde allí nos redime y nos salva.
Jesucristo, ya lo había anunciado: “Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho, que sea rechazado por los ancianos, los Sumos Sacerdotes y los escribas, que sea entregado a la muerte y que resucite al tercer día” (Lc. 9,22)
Para ello, el Señor entra libre y gozosamente a Jerusalén. El no rehúye a la prueba; la acepta como la voluntad de su Padre Celestial, desde el camino redentor. Soporta la agonía en la cruz, hasta decir: “Todo está cumplido”; no pide clemencia, ni recurre a su poder Divino, para acabar con aquella tortura, sino muere perdonando, y perseverando hasta el final, a pesar de las burlas, maltratos y abandono de gran parte de los suyos. Cristo se abraza a la Cruz, hasta el final. Fue fiel a su misión, y a la voluntad del Padre, expirando en la Cruz para asumir nuestras culpas y redimirnos.
Por eso el Divino Maestro, nos dice quien quiera seguirme, tome su cruz y sígame.
Nuestra cruz es el proceso de discipulado en Cristo, en donde debemos aferrarnos desde la gracia al esfuerzo por vencer el pecado, es decir, el egoísmo, la soberbia, la avaricia, la violencia, la mentira, las pasiones negativas, a fin de crecer en los criterios de Jesús, o sea: el amor, la justicia, la verdad, la unión, el respeto por los derechos humanos, digna visión de la sexualidad, valoración de la familia, amor al trabajo honesto, libertad y democracia, paz, firmeza en la enfermedad. Por ello, debemos seguir esta línea de puesta en práctica de los valores y rechazo a la maldad y a los vicios; significa tomar la cruz de cada día, desde el sacrificio, la convicción y la oración para hacer la voluntad de Dios, y no apartarnos de esa actitud, más allá del dolor, la angustia, el fracaso o la incomprensión.
Ser fieles a Cristo, nos cuesta y nos exige; pero es el único camino a la resurrección; busquemos diariamente la madurez cristiana, la santidad de vida, y conquistaremos la victoria de la salvación.
Así Jesucristo, nos sigue diciendo:”Quien quiera ser mi discípulo, tome su cruz y sígame”.

Mons. Antonio José López Castillo
Arzobispo de Barquisimeto

La Iglesia se Renueva

Con el propósito de contribuir a un genuino cambio donde se conjugue el esfuerzo de todos.

El Excmo. Mons. Antonio José López Castillo Arzobispo de Barquisimeto, en unión del Clero, Párrocos, religiosos (as), laicos, el Equipo Arquidiocesano de Animación Pastoral (EAAP) y Movimientos de Apostolado Seglar, participaron el pasado sábado 13, en una Asamblea Arquidiocesana en el Centro Críspulo Benítez, donde se dio inicio al “Plan de Renovación Pastoral para la Arquidiócesis de Barquisimeto”.
El Plan de Renovación Pastoral obedece a las exigencias establecidas por los obispos mediante el Concilio Plenario de Venezuela y el Documento de Aparecida realizado en Brasil, donde se aprobó la Misión Continental Permanente para poner a toda la Iglesia con su vocación fundamental de llevar los valores de Reino de Dios a toda la gente, especialmente con un compromiso por los mas pobres.
Así también se contó con la participación del Padre Ronald Rivero, especialista en el Proyecto de Renovación Pastoral, con amplia trayectoria a nivel nacional e internacional como integrante del movimiento por un mundo mejor, quien manifestó su satisfacción por el trabajo realizado.
En este ambiente festivo, de comunicación y participación, el Arzobispo motivó a continuar adelante y mantener la armonía y comunicación tanto interna como hacia los demás con mucha espiritualidad de comunión y aceptación de los criterios de nuestros hermanos de nuestra amada Iglesia Católica. De esta manera con la Bendición de Mons. López Castillo, se dio por concluida la evaluación de la primera Asamblea Arquidiocesana de Animación Pastoral.

Comisión de Comunicación

La Pastoral Familiar informa

La Pastoral Familiar, invita a los miembros de la Escuela de Padres a la I Asamblea General de Escuela de Padres, que se realizará en el Colegio Divina Pastora, el 27/06 a partir de las 7:30 a.m., con la presencia de Mons. López Castillo
La Escuela Arquidiocesana de Teología para Laicos (EATEL), informa que las inscripciones de la II cohorte (curso introductorio) serán los días 26/06, 03, 10 y 17/07, en el Centro Pastoral Críspulo Benítez. Inf. Telf. 0424-5436677 atiffcarvajal@gmail.com
El Centro de Atención A La Familia, atiende a personas, parejas o familias que requieran apoyo para solucionar sus conflictos familiares. Citas al 0251-7190050. Se les agradece a los señores párrocos y a los agentes pastorales tomar nota y divulgar esta información.

La Página Arquidiocesana (30/05/2010)

Pagina Arquidiocesana
A continuación un breve resumen de la Página Arquidiocesana que Ud. puede leer en la versión impresa del Diario El Impulso:

Santo Padre

La sociedad biofarmaceútica NeoStem Inc. y el Pontificio Consejo de la Cultura anunciaron este martes una iniciativa conjunta cuyo objetivo es ampliar la investigación y sensibilizar a la opinión pública sobre los tratamientos con células madre adultas.

Según un comunicado, las tareas son complementarias. Por una parte, la “Stem for Life Foundation”, de la NeoStem Inc., se ha creado para sensibilizar sobre la posibilidad del uso de células madre adultas en el tratamiento de enfermedades.
ampliar infohttp://www.aciprensa.com/noticia.php?n=29705

Notas Pastorales

“Las Tres Divinas Personas”

En este texto sagrado, aparece claramente la manifestación de las tres Divinas Personas, o la Santísima Trinidad; por cuanto quien está hablando es Jesucristo la Segunda Persona de la Trinidad y dice que todo lo que el Padre tiene es también de Él, así aparece el Padre, como la Primera Persona, Divina, Jesús señala que además el Espíritu Santo, o sea la Tercera Persona Divina recibirá lo que es de Él y lo dará a conocer.
De esta manera este texto bíblico es muy explícito en la Revelación Trinitaria.
En su enseñanza, nuestra Iglesia, como Madre y Maestra, a través de su Jerarquía ha enseñado, que al Padre, Primera Persona Divina, se le atribuye y realiza la obra de la Creación.
Es decir, Dios Padre crea la vida, la materia, la naturaleza, ese macrocosmo sideral, o ese microcosmo fabuloso.
Él crea los Ángeles, Él crea al ser humano, físico-espiritual, Él lo hace todo bien, tanto es así, que crea a la persona humana a su imagen y semejanza.
Ese Padre Maravilloso, nos crea y nos mantiene en esta misma existencia.
A Jesucristo, Segunda Persona, Divina, se le atribuye y realiza la obra de la Redención; en efecto, Cristo entrega su vida inocente, en muerte de Cruz, como expiación por los pecados de los seres humanos, ya sea el original, el personal y el social.
Él se inmola libremente, por nuestra Redención; así en Él tenemos opción a su Gracia y a su Vida Eterna.
Al Espíritu Santo, tercera Persona, Divina, se le atribuye y realiza la obra de la Santificación de las personas.
Es Él, quien nos impulsa a dirigirnos a Dios diciéndole “Abba”, “Papacito bueno”, confío y confiaré siempre en ti.
Es el Espíritu Santo, quien nos santifica al impulsarnos a hacer el bien, a ser justos, a cumplir con el deber, a ser personas sanas. El Espíritu Santo, así logra nuestra santificación, a fin de vivir en la amistad con Dios, en el tiempo y en la eternidad.
Por lo tanto, permitamos que cada día Dios-Padre, nos siga creando; dejemos subjetivamente que Jesucristo nos redima, aceptemos que desde nuestra libertad el Espíritu Santo nos haga buenos.
Digamos pues con gozo inmenso: “Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos Amén”.

Mons. Antonio José López Castillo
Arzobispo de Barquisimeto

La Pastoral Mariana

Arquidiócesis de Barquisimeto

Por Pastoral Mariana se entiende el conjunto de actividades espirituales, formativas, litúrgicas y pastorales para el desarrollo, el fortalecimiento y la profundización de la devoción mariana en la vida de la Iglesia universal y local. También mira al desarrollo de una pastoral de la comunión de los santos de la Iglesia para promover y canalizar la religiosidad popular.
El objetivo general es lograr una auténtica pastoral mariana y de piedad popular en la evangelización y vida en la Arquidiócesis, de acuerdo a la espiritualidad de comunión en la Iglesia Familia de Dios, así como nos lo recuerda el Concilio Plenario de Venezuela, en el Documento, La comunión en la vida de la Iglesia en Venezuela (CVI, DOC. 5, n. 56-77), donde la B.V. María aparece como la presencia que fortalece e inspira la espiritualidad de comunión.
Siendo sus objetivos específicos los de promover el modelo de María madre, hermana y discípula de la Palabra Encarnada a partir de la gran misión continental de Aparecida del 2007 y de los Documentos del Concilio Plenario de Venezuela 2006, según la línea de acción del Plan de Renovación Pastoral Arquidiocesano; fomentar la dimensión mariana de la comunión, la participación, la corresponsabilidad y la solidaridad de cada creyente en las comunidades y sectores, así como también impulsar la formación mariana bíblica, antropológica, litúrgica, ecuménica y pastoral.

Actividades – 2010

-Celebración de las fiestas de la Asunción y de María Reina -agosto.
-Promoción del Santo Sudario de Turín en la Arquidiócesis.
-Peregrinación fiesta de Ntra. Sra. de Coromoto en Guanare y misiones
marianas.
-Jornadas Marianas y Festival Litúrgico Mariano 17-18 y19 -septiembre.
-Motivación al mes del Rosario -octubre
-Rosario Arquidiocesano por la Paz y la Vida el 30/10 en Catedral 10 am.
-Motivación a la espiritualidad de comunión a partir de la fiesta de todos los santos -noviembre
-Talleres de formación sobre la presencia de la Virgen María en tiempo de
Adviento, Navidad, y en las misas de aguinaldo.

Encuentro con Monseñor: Pastoral de Medios

Encuentro con Monseñor

Monseñor, Encuentro con medios de comunicación del Edo. Lara

Con la presencia de nuestro Pastor, Mons. Antonio José López y la participación de laicos y clérigos comprometidos en la Evangelización en programas radiales, el pasado 17 de mayo, se realizó el Encuentro Arquidiocesano de la Pastoral de Medios en las instalaciones del Centro Pastoral Mons. Críspulo Benítez.
El encuentro se dio inicio con las palabras de bienvenida a los asistentes de parte del Padre Alexander Nieves, en las que agradeció la presencia de Monseñor y de los asistentes en nombre del Equipo Coordinador.
Monseñor Antonio José, divide su discurso en dos partes: La primera, para agradecer y motivar a todos los presentes por el trabajo que vienen realizando y la segunda parte del discurso, la centró en el mensaje del santo Padre Benedicto XVI, con motivo de la celebración de la Cuadragésima Cuarta Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales: “El sacerdote y la pastoral en el mundo digital: los nuevos medios al servicio de la Palabra”.
Es de notar, que aunque el Papa centra el mensaje a los sacerdotes con motivo del año sacerdotal, Mons. insistió que es tarea de todos los bautizados “anunciar a Cristo, la Palabra de Dios hecha carne, y comunicar la multiforme gracia divina” El Papa pide a todo los sacerdotes “la capacidad de participar en el mundo digital en constante fidelidad al mensaje del Evangelio, para ejercer su papel de animadores de comunidades… anunciar el Evangelio valiéndose no sólo de los medios tradicionales, sino también de los que aporta la nueva generación de medios audiovisuales (foto, video, animaciones, blogs, sitios web), ocasiones inéditas de diálogo e instrumentos útiles para la evangelización y la catequesis”.
Para finalizar este encuentro se dio el derecho de palabra a los participantes, quienes expresaron preguntas e inquietudes que enriquecieron este proyecto de la Pastoral de la Comunicación, despertando el compromiso de formarnos para “el uso oportuno y competente de los medios”.

Pastoral de Medios de Comunicación

FECHAS LITURGICAS

Solem. Ssma. Trinidad – 30/05
Visitación de la Virgen María – 31/05
Solem. Cuerpo y Sangre de Cristo – 06/06
Sgdo. Corazón de Jesús – 11/06
Inmaculado Corazón de María – 12/06
Solem. Natividad San Juan Bautista – 24/06
Solem. San Pedro y San Pablo – 29/06

Hoy: Monseñor Antonio J. López Castillo en el marco de la Jornada Mundial de las comunicaciones

Asistentes al Encuentro

Por invitación de la Pastoral de Comunicaciones de la Arquidiócesis de Barquisimeto, hoy asistimos a un encuentro con Monseñor Antonio J. López Castillo en el ámbito de la Jornada Mundial de las Comunicaciones en el Centro Pastoral Mons. Críspulo Benítez.

El evento, bien organizado, contó con la presencia de medios digitales, impresos y personas de los medios radiodifusivos, constó de una ponencia de Monseñor resumiendo  y analizando el mensaje de Benedicto XVI sobre la Jornada de las Comunicaciones y al final una ronda de preguntas, todo en un ambiente muy cordial.

Vídeo y Fotos

Para esta entrada nos centraremos en fotos y extractos en vídeo de la ponencia de nuestro Arzobispo y dejamos para la una posterior entrada un análisis de varios puntos destacables de la misma, como por ejemplo un listado con horarios de todas las emisoras de  Barquisimeto que tienen en su programación un espacio dedicado a difundir contenido de la Iglesia Católica.

Extracto, algunos momentos de la exposición de Monseñor Antonio J. López Castillo:

TIP: si tu conexión de internet no está muy rápida te recomendamos poner a andar el video en el botón de play (►), hacer una pausa (||) para que cargue un tramo suficiente y luego ver completo haciendo play (►) de nuevo.

Fotos

Notas Pastorales: Vamos a pescar (Dom 18-04-2010)

Semanalmente nos envían por e-mail las notas pastorales de Monseñor Antonio José López Castillo pertenecientes a la Página Arquidiocesana que se publica en el diario El Impulso los domingos. Aquí la correspondiente a esta semana:

Vamos a pescar

Jesus con los pescadores

Luego del acontecimiento del Gólgota, los Apóstoles abatidos, derrotados, ante la muerte de su Maestro deciden seguir pescando como lo habían hecho anteriormente.
En efecto, Pedro les dice: “Voy a pescar” (Juan 21-3), los otros apóstoles y discípulos deciden acompañarlo, para así olvidar su fracaso, y poder seguir viviendo.
Se suben a la vieja barca, cargada de esfuerzo y sin sabores. Pero salen a pescar tristes, pesimistas, sin confianza en sí mismo, y mucho menos en Dios.
Por supuesto, que desencantados y grises, esa noche no pescaron nada; su fracaso se les creció.
Si nuestro pensamiento es negativo, si todo lo vemos mal es imposible triunfar.
En la vida diaria, cuantas veces vivimos sin ilusiones, sin disfrutar de cada instante y sin valorar la inmensidad de aspectos positivos que poseemos. Nos quedamos muchas veces en el pozo ahogados. Cuando nos llenamos de frustración y pesar se nos hace imposible constituir un mundo feliz.
Pero al amanecer, Jesús sin ser reconocido les pregunta si han pescado algo; ante la negativa de ellos, les dice: “Echen la red al lado derecho de la barca y encontrarán peces…” (Juan 21-6). Ellos así lo hacen recuperando parte de su confianza y efectivamente recogen tal cantidad de peces que apenas si podía levantar la red. Inmediatamente se dan cuenta que es Cristo Resucitado quien los ha guiado, y su gozo se hace infinito, vuelve a sus vidas la esperanza.
Los apóstoles supieron confiar en su Divino Maestro y en sí mismo. A partir de aquella pesca entendieron que eran triunfadores.
En la vida, también nosotros debemos llenarnos de fe y esperanza en Dios, nuestro Padre, quien nunca nos abandona y afianzados en Él, saber confiar en nosotros mismos para estar dispuestos a vencer las dificultades y vivir siempre como seres exitosos, números uno, repletos de optimismos ante la vida y con ganas inmensas de vivir resucitados en los valores humanos y en los valores cristianos.

Siempre tenemos derecho a la esperanza, ella es invencible.
Si podemos y debemos, con decisión y coraje, construir una auténtica democracia.
Amemos a esta Patria, y con obras, porque ella siempre será esperanza para sus hijos.


Mons. Antonio José López Castillo
Arzobispo de Barquisimeto.

Notas Pastorales: Paz a Todos (Dom 11-04-2010)


Semanalmente nos envían por e-mail las notas pastorales de Monseñor Antonio José López Castillo pertenecientes a la Página Arquidiocesana que se publica en el diario El Impulso los domingos. Aquí la correspondiente a esta semana:

Paz a Todos

La paz esté con ustedes, es el saludo de Jesús Resucitado.
El ser humano desde lo más recóndito del ser, ansía la paz. Porque existen muchas guerras, guerrilla Latinoamericana, delincuencia, asaltos y muertes.
La paz dice relación a sentirse educados, tranquilos, solidarios sin sobresaltos, sin angustias, sin afanes.
La paz, también conlleva necesariamente a la seguridad. La verdadera paz lleva al amor. Ella introduce en la concordia de la verdadera fraternidad.
La paz implica aceptación de la vida, para la búsqueda de la salud, o sea, sentirse bien física y psicológicamente.
Paz es, hacer el bien: ya que no puede haber paz para los malvados (Isaías 48,22); en cambio los sencillos y llanos de corazón tendrán la verdadera paz, en efecto: “sólo un momento y ya no está el impío, si buscas donde estaba ya no lo encontrarás. Los humildes heredaran la tierra y será grande su prosperidad” (Salmo 37,10-11)
Dios, es quien da la verdadera paz al ser humano. Ahora bien, el hombre obtiene esa paz por una oración, confiada, sincera, humilde y permanente. Pero además por una senda de justicia, cónsona con ese Dios.
El Señor nos quiere cumplidores del deber. Sumamente responsables.
Tratemos de ser educados y amables los unos con los otros, eso es paz.
La paz, debemos conquistarla cada día en la vida ordinaria, a través de un comportamiento lleno de amor, confiando en Dios, y de auténtica fraternidad y solidaridad social.
Por ello, Cristo Resucitado nos sigue diciendo: “Paz a todos ustedes”

Mons. Antonio José López Castillo
Arzobispo de Barquisimeto.

Notas Pastorales: Ha Resucitado, ¡Aleluya, Aleluya!


Semanalmente nos envían por e-mail las notas pastorales de Monseñor Antonio José López Castillo pertenecientes a la Página Arquidiocesana que se publica en el diario El Impulso los domingos. Aquí la correspondiente a esta semana:

Ha Resucitado, ¡Aleluya, Aleluya!

Jesús ResurrecciónJesús sabe que el gran misterio de la Resurrección será manifestado en Él, ya que tiene el dominio sobre la vida y la muerte. En efecto, muestra ese poder devolviendo la vida a diversos difuntos tales como la hija de Jairo (Marcos 5,21), el hijo de la viuda de Naim (Lucas 7,11-17), su amigo Lázaro (Juan 11). Estas resurrecciones anuncian de alguna forma su propia resurrección.

Es más, Él mismo hace predicciones muy claras al respecto, veamos:

“Seguidamente comenzó a enseñarles que el Hijo del Hombre debía padecer mucho, ser rechazado por los ancianos, los pontífices y los escribas, ser muerto y resucitado al tercer día” (Marcos 8,31).

“De la misma manera que Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del cetáceo, así estará el Hijo del Hombre, tres días y tres noches en el corazón de la tierra”. “Destruyan este templo, y en tres días lo levantaré… más Él hablaba del templo de su cuerpo. Por eso cuando resucitó de entre los muertos, se acordaron sus discípulos que ya lo había dicho…” (Juan 2,19).

Pero este anuncio de su resurrección, se hace incomprensible a los mismos apóstoles “Ellos guardaron el secreto preguntándose entre sí, qué entendería por resucitar de entre los muertos” (Mc 9,10), ese será el pretexto usado por los enemigos del Señor, para ponerle soldados en su sepulcro; en efecto dicen a Pilatos:

“Nos hemos acordado que ese seductor dijo cuando vivía, a los tres días resucitaré. Manda pues a custodiar el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan los discípulos, lo roben y digan al pueblo: ha resucitado de entre los muertos, y el último engaño sea peor que el primero” (Mateo 27, 63ss).

Los doce apóstoles, pues no habían entendido que el anuncio de la resurrección, se refería en primer plano a Jesús mismo (Juan 20,9).

Por eso su muerte y sepultura los había desconcertado, así pues… y les reprendió su incredulidad y dureza de corazón, por que no habían creído a los que le habían visto Resucitado de entre los muertos. (Marcos 16-14).

Para convencerlos se requiere, nada menos que de la propia experiencia pascual. Así las apariciones del Resucitado durante cuarenta días, tienden a reafirmar este hecho, los relatos subrayan el carácter concreto de dichas manifestaciones; el que aparece es con toda certeza Jesús de Nazaret; los Apóstoles no solo lo ven, sino que lo palpan, lo tocan, es lo que expresa la Escritura, cuando dice: “estaban hablando estas cosas, cuando Jesús mismo se presentó en medio de ellos, diciendo: la paz sea con ustedes; aterrados y llenos de miedo, creían ver un espíritu, y les dijo: ¿de que se asustan y por que se levantan dudas en sus corazones?. Vean mis manos y mis pies, soy yo mismo, tóquenme y vean que un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que tengo yo” (Lucas 24, 36-39).

Los Apóstoles incluso, comen con Él (Lucas 24, 29ss).

No obstante este cuerpo de Jesús resucitado estaba substraído a las condiciones habituales de la vida terrenal.

“Estando los discípulos con las puertas cerradas por miedo a los Judíos, llegó Jesús y se puso en medio” (Juan 20,19).

Jesucristo repite los textos que anunció durante su vida pública, lo cual permite reconocerlo (Lucas 24, 30ss). Pero ahora se encuentra en estado de gloria, ha resucitado.

El pueblo a su vez no es testigo de estas apariciones, como si lo fue de la Pasión y de la Muerte. Cristo reserva sus apariciones a testigos escogidos, entre ellos a sus Apóstoles. El momento de la Resurrección es tan importante, que es imposible describirlo; hasta tal punto que San Mateo, lo evoca a través de un lenguaje muy bíblico, tal como: temblor de tierra, claridad deslumbrante, aparición del “Ángel del Señor” (Mateo 28,2ss).

Desde el día de Pentecostés, se convierte la Resurrección, en el centro de la enseñanza y predicación de los Apóstoles. Esa verdad fundamental, se refiere a que Jesús fue crucificado y murió, pero Resucitó, y así en Él nos llega la salvación.

En este sentido Jesús es el Santo, el Nuevo Adán, es la piedra desechada por los constructores (Hechos 2, 29; Corintios 15,27; Hechos 6,11). Jesucristo glorificado, se presenta como la clave de la Escritura, que desde antes se refería a Él (luchas 24, 27, 44ss).

En efecto la Resurrección, al ser la glorificación del Hijo por el Padre, pone el sello de Dios, consumado en la cruz. Por esa Resurrección, Jesús es constituido el Señor, cabeza y salvación (Hechos 5,37). Él es Juez y Señor de los vivos y de los muertos (Hechos 10,42); Él es el Señor de la gloria; Él se crea un pueblo Santo, al que arrastra en pos de si (1Pedro 2, 9ss).

La Resurrección objeto primero de nuestra fe, es la base de nuestra esperanza, Jesús Resucitó como “Primicia de los que duermen” (1Corintios 15,20). Esto nos reafirma en la espera de la Resurrección del último día. Él es en persona “La Resurrección y la Vida, quien cree en Él, aunque halla muerto, vivirá” (Juan 11, 25). Aquí se fundamenta nuestra certeza de participar desde ahora, en el misterio de la Vida nueva, hecha presente en los Sacramentos. Así pues tenemos opción a que todos resucitemos.

La esperanza cristiana implica una restauración integral de la persona, supone al mismo tiempo una total transformación del cuerpo, hecho espiritual, incorruptible e inmortal (1Corintios 15,35ss).

La fe nos compromete socialmente, debemos resucitar a una verdadera democracia, a una vida sin corrupción.

Es necesario cumplir con el deber, ser persona honesta, resucitar al bien. Debemos dejar atrás la muerte del pecado y maldad para resucitar a los valores; morir a la miseria y resucitar a una vida de trabajo y progreso; morir a un clientelismo político y resucitar a la atención de la persona y al desarrollo de las grandes mayorías sociales.

La vida de los cristianos, es en cierta forma una resurrección anticipada, es lo que enseña San Pablo, “si somos sepultados con Él, en el bautismo también hemos resucitado con Él, porque hemos creído en la fuerza de Dios, que lo resucitó de entre los muertos” (Colosenses 2,12).

De tal manera que a todos los cristianos nos dice:

¡Despierta tú que duermes! “Levántate de entre los muertos y Cristo te iluminará” (Efesios 5,14).

Insiste San Pablo:

“Resucitamos con Cristo; busquen las cosas de arriba donde está Cristo sentado a la derecha de Dios” (Colosenses 3,1lss).

Unámonos a Jesucristo, Resucitemos con Cristo a una vida de oración sincera. Resucitemos con Cristo a una vida de honradez, veracidad y justicia. Resucitemos a la fraternidad y solidaridad humana. Resucitemos a una Nueva Evangelización.

Felices Pascuas de Resurrección.

Mons. Antonio José López Castillo

Arzobispo de Barquisimeto

Jueves Santo: Jesús Sumo y Eterno Sacerdote (por Mons. Antonio J. López Castillo)

En este día la Iglesia en Barquisimeto, como pueblo de Dios, participa de un hecho litúrgico fundamental como es La Misa Crismal, presidida por el Sr. Arzobispo a las 9:00 a.m.; a las 6:00 p.m., Misa de la Cena del Señor, lavatorio de los pies; procesión al monumento; a las 8:00 p.m., Adoración Pastoral Mariana; a las 9:00 p.m., Adoración Pastoral Juvenil, y a las 10:00 p.m., hora Santa parroquial presidida por el Párroco y Vicario Parroquial.

Se denomina Misa Crismal porque en ella el Obispo bendice el óleo de los enfermos, aceite que se utilizará en las Parroquias, para administrar el Sacramento de la Unción de los enfermos, a fin que “cuantos sean ungidos con este, sientan en cuerpo y alma tu Divina protección Señor, y experimenten alivio y consuelo en sus enfermedades y dolores”

Luego se bendice el óleo de los catecúmenos, con el cual se ungirán aquellos niños y adultos en la administración del Sacramento del bautismo, a fin de que Tu Señor: “concedas tu fortaleza a los catecúmenos que han de ser ungidos con él, para que al aumentar en ellos el conocimiento de las realidades Divinas y la valentía en el combate de la fe, vivan más hondamente el Evangelio de Cristo”.

A continuación se consagra el Crisma, con el cual se ungirá a los niños y adultos, haciéndolos partícipes del sacerdocio de los fieles, como también partícipes de Cristo Maestro y Rey.

Con este óleo se ungen a quienes reciben el Sacramento de la Confirmación, haciéndolos soldados de Cristo, difusores y defensores de la fe cristiana.

Además se unge con el Santo Crisma, a los que reciban la ordenación Sacerdotal y Episcopal, por cuanto se implora al Señor “se digne santificar con su bendición este óleo… infunda en él, la fuerza del Espíritu Santo, con la que ungió a sacerdotes, reyes, profetas y mártires, haga que los consagrados por esta unción…exhalen el perfume de una vida santa”.

Existe otro hecho importante en esta Misa Crismal. El Arzobispo se reúne con sus colaboradores más inmediatos, los presbíteros o sacerdotes, y todos en su presencia, y ante Cristo, renuevan sus compromisos sacerdotales, como responsabilidades del sacerdocio ministerial. Es un gran signo de unidad del presbiterio con su arzobispo, y es una gran demostración de hermandad sacerdotal ante el laicado católico fundamentalmente y ante la sociedad toda. Los Diáconos Permanentes deberán renovar las promesas de austeridad y obediencia.

Así se cumple el deseo de Cristo: “Padre que todos sean uno como Tú y Yo somos uno”. También, el Jueves Santo se celebra la Misa Vespertina en la Cena del Señor. El segundo acontecimiento litúrgico del Jueves Santo, es la Misa Vespertina en la Cena del Señor. Esta Eucaristía de la tarde, realiza muy especialmente la acción de Cristo, que ofrece su testimonio de amor total, amor que instituye la Eucaristía y el Orden Sacerdotal, y entrega a la humanidad el mandato en convicción del amor fraterno, por esencia del ser cristiano. Todo ello manifestado en el servicio mutuo, que se explícita en el lavatorio de los pies, reviviendo el gesto del Señor, que se hace servidor de todos por amor.

En esa noche, grande, el Santísimo Sacramento queda expuesto en un altar bellamente adornado, que denominamos “Monumento” para la adoración realizada por los fieles creyentes. Es esta una tradición Eucarística muy hermosa y que fortalece el fervor de nuestro pueblo; en todos los templos católicos, se escuchará como plegaria esta invocación “Bendito y alabado sea Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar, sea por siempre bendito y alabado”.

Ojalá y podamos visitar esta noche “Los monumentos eucarísticos” de nuestras parroquias.

Mons. Antonio J. López Castillo

Nube de etiquetas