Barquisimeto – Venezuela

Entradas etiquetadas como ‘Jesús de Las Heras Muela’

El decálogo del sacerdote a luz de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

De Ecclesia Digital transcribimos un interesante artículo escrito  por el sacerdote y periodista Jesús de las Heras Muela sobre la Fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote.

jesus-sumo-sacerdote

Diez ideas sobre lo qué es el sacerdote según la Misa de la Fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

Tras el Concilio Vaticano II, el Papa Pablo VI instituyó la festividad litúrgica de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. La fiesta fue situada en el jueves tras la solemnidad de Pentecostés.

La riqueza y la significación de esta fiesta quedaron plasmadas con belleza y profundidad en la liturgia preparada al efecto. La sola lectura y meditación de las tres oraciones de la Misa y de su Prefacio nos ofrece un hermoso y cabal retrato de lo que es sacerdote y que ahora concreto en las siguientes ideas:

  1. La gloria de Dios y la salvación género son las razones del sacerdocio, del único sacerdocio de Jesucristo y del sacerdocio ministerial, concedido a quienes El eligió.
  2. Jesucristo fue constituido por Dios Padre sumo y eterno sacerdote, Pontífice (puente) de la Alianza nueva y eterna.
  3. Perpetuar en la Iglesia el único sacerdocio de Jesucristo es voluntad salvífica de Dios.
  4. El sacerdocio real, común o bautismal ha sido conferido a todo el Pueblo Santo de Dios a través de su incorporación a la Iglesia por el sacramento del bautismo.
  5. Asimismo Jesucristo ha elegido a hombres de este pueblo (los sacerdotes), elegidos y consagrados por El y por la unción del Espíritu, para que participen, por la imposición de manos, en su sagrada misión.
  6. Los sacerdotes son, de este modo, son ministros y dispensadores de sus misterios. Los sacerdotes, pues, renuevan en nombre de Cristo el sacrificio de la redención y preparan a los hijos de Dios al banquete pascual, donde se reúnen en su amor, se alimentan con su palabra y se fortalecen con sus sacramentos (la triple misión o “munus” sacerdotal: las funciones de pastoreo, de magisterio y de santificación).
  7. Los sacerdotes han de entregar su vida por Dios y por la salvación de los hombres, de modo que esta entrega los configura más a Jesucristo, con quien comparten la identidad y la dignidad sacras de su único sacerdocio.
  8. El ejercicio, pues, del ministerio sacerdotal es fuente de santificación para el sacerdocio en complementariedad y desarrollo con su consagración y ordenación, que los hace, por la unción de los santos óleos, la imposición de las manos y las palabras y oraciones consagratorias, “pertenencia”, sacramento, prolongación de Jesucristo. Como ya se escribió en la tradición, “Sacerdos, alter Christus”.
  9. Los sacerdotes, desde, con y por Jesucristo Mediador, Víctima y Ofrenda, han de ser también ofrenda agradable a los ojos de Dios, haciendo de sus vidas inmolación, sacrificio y entrega en imitación y a ejemplo de Jesucristo y a favor del pueblo santo que les ha sido confiado.
  10. La clave de la identidad, vida y ministerio de los sacerdotes es la fidelidad a la gracia recibida en el cumplimiento del ministerio confiado. Los sacerdotes, por ello, están llamados a dar testimonio constante de fidelidad y de amor a Jesucristo y a la misión encomendada.

Sobre el Autor

Jesús de las Heras Muela

Jesús de las Heras Muela nació en Sigüenza el 17 de Diciembre de 1958. Es licenciado en Estudios Eclesiásticos (Facultad de Teología de Burgos, 1982), Ciencias de la Información (Universidad Complutense de Madrid, 1992) e Historia de la Iglesia (Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, 1992), habiendo realizado los cursos de doctorado de estas dos últimas disciplinas.
Fue ordenado sacerdote por el Papa Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982 en Valencia, dentro de su primer viaje apostólico del Papa a España. Es sacerdote de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara, en la que ha sido durante cinco años párroco rural y durante otros cinco profesor de Religión en Institutos. Desde 1987 es el delegado diocesano de Medios de Comunicación Social. Es también profesor de Historia de la Iglesia del Seminario Diocesano de Sigüenza (1992), director del Boletín Oficial del Obispado de Sigüenza-Guadalajara (1997), responsable de la página de Religión del diario “Nueva Alcarria” (1993) y director de los programas religiosos en las emisoras de la Cadena Cope en esta diócesis (2000).

Anuncios

Decálogo para Orar con Dios

Jesus de las Heras Muela

Jesús de Las Heras Muela, director de Ecclesia, publicó un interesante decálogo, de autor desconocido, de cómo hacer Oración la Palabra de Dios, lo transcribimos a continuación esperando que les sea de provecho al instante de orar:

  1. ESCUCHA: Calla y escucha: el cielo emite día y noche.
  2. ESCUCHA BIEN: No ores para que Dios realice tus planes, sino que para descubras e interpretes los planes de Dios.
  3. PIDE: Pero no olvides que la fuerza de tu debilidad es la oración.
  4. PIDE BIEN: Hazlo atento, humilde, confiado, insiste, unido a Cristo. “Pedid y recibiréis”, dijo el Señor.
  5. REZA DE CORAZÓN: ¿No sabes qué decirle a Dios? Háblale de vuestros mutuos intereses. Muchas veces. Y a solas. Con confianza, con infinita confianza porque Él es tu Padre.
  6. CALLA: No conviertas tu oración en un monólogo. Harías a Dios autor de tus propios pensamientos.
  7. SÉ TÚ MISMO: No seas ni engreído ni falsamente humilde. Reza como el publicano no como el fariseo.
  8. ESTÁ: No te agobies por las distracciones involuntarias. Descuida: Dios, como el sol, broncea con solo ponerse delante.
  9. LEE: Si alguna vez piensas, cuando hablas con Dios, El nos responde, lee la Biblia. Es su Palabra. Palabra de vida eterna, Palabra que hoy y aquí te habla a ti.
  10. VIVE: No hables nunca de ratos de oración: ten “vida de oración”.

Nube de etiquetas