Barquisimeto – Venezuela

Sanación

Sanación por parte de Jesús

La Parroquia Santa Teresita y la Comunidad Los Samaritanos de Caracas (Grupo Yesmín):

 

Invitan al Retiro de Sanación Física con Jesús a celebrarse en la Parroquia Santa Teresita ubicada en la Urbanización del Este carrera 7 entre calles 4 y 5 el día sábado 19 de noviembre de 8:30 am a 4 pm (incluyendo la Misa)

 

¿Quieres que Jesús te sane?

Te Esperamos (Entrada Libre)

Con motivo de la celebración de la patrona de nuestra Iglesia, Santa Teresita, hemos decidido volver a estar presentes con esta página Web,  hemos cambiado de dirección, anteriormente iglesiasantateresita. com ahora  somos http://iglesiasantateresita.org y será un gusto recibir sus aportes y comentarios.

Bienvenida de parte del padre Víctor

Hoy Señor, ponemos en tus manos esta página Web, para que la utilices como instrumento evangelizador; en este mundo donde la dinámica de vida es llevada de una forma acelerada, en la que no queda tiempo ni siquiera para orar. Y a través de esta vía puedes llegar a los hogares de tantos fieles, llevando tu palabra de amor y vida.

Sabemos Señor, que Jesús es la luz del pensamiento y la lámpara de la vida.

Nuestra Madre María nos dice: “Mi corazón Inmaculado es el más seguro refugio y el camino que os lleva al Dios de la salvación y de la paz”

Recordamos también el maravilloso mensaje de Santa Teresa:

“He venido a salvar a las almas y a rogar por los sacerdotes. Como Moisés en la montaña, rezo por los que combaten”.

Le pido a Dios Padre, a la Santísima Virgen María y a Santa Teresa del Niño Jesús que los bendigan y protejan siempre, en cada una de las actividades que realice en su vida diaria. Amen.

Padre Víctor Mendoza.

Sábado 01 de Octubre de 2011.

  1. 4:00 pm. Adoración al Santísimo Sacramento y Cenáculo de Oración.
  2. 5:00 pm. Procesión Imagen Santa Teresa del Niño Jesús.
  3. 6:00 pm. Misa Solemne.
  4. 7:00 pm. Compartir.

“Te debo todo mi amor, pues desde mi amanecer me seguiste paso a paso con tu dulce protección”
Santa Teresita del niño Jesús

por Yaritza Osorio

Santa Teresita de Niño Jesús nació en Alecon Francia, ingresando al Convento de Liseux a los 15 años de edad, ya que desde niña sintió una decidida vocación para ingresar en el Carmelo, destacándose por su crecimiento espiritual, tanto era su amor al Señor que al ofrecerle las flores que tanto acariciaban sus santas manos, si tenían mas punzantes las espinas era mas melodioso su canto. Ella amaba la naturaleza.

Conocer la obra de Teresa es adentrarse en hermosos escritos que indican su verdadera conversión, demostrado en su alto grado de solidaridad hacia el prójimo y la forma de evangelización tan particular que hacia ver que Jesús amaba a las almas que confiaban en Él, aún cuando estuviesen llenas de imperfecciones; sostenía que Jesús requería de nuestro amor y que lo que lo ofendía era la falta de confianza en Él.

En sus últimas conversaciones Teresa deja una clara muestra de testimonio de vida y santidad, decía: “no espero ninguna recompensa aquí en la tierra, lo hago todo por Dios y de esta manera nada puedo perder y siempre me doy por bien pagada del trabajo que me tocó, por servir al prójimo” así mismo decía: “una palabra, una sonrisa amable basta muchas veces para alegrar a un alma triste”.

Sin lugar a dudas Santa Teresita es un ejemplo a seguir, por cuanto tuvo sus momentos de duda de los que siempre salía airosa y sostenía: “cuando se pasa por pruebas de fe y grandes sufrimientos lo mas indicado es ofrecerlos a Jesús para salvar almas”

por Yaritza Osorio

Jesús, fruto bendito del vientre de María, quien con un si obediente, aún cuando desconocía que era la elegida, pero que como judía, estaba preparada para recibir al Mesías, se puso a disposición del proyecto divino cuando dijo: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según su palabra” (Lc 1, 38)

El nacimiento de Jesús constituye un gran acontecimiento que celebra la cristiandad, por cuanto es el Verbo encarnado que se acunó en el seno de una doncella para salvarnos

Recordemos las palabras del Angel del Señor cuando se le presentó a un grupo de pastores y les dijo: “No temáis pues os anuncio una gran alegría que lo será para todo el pueblo, os ha nacido en la ciudad de David un Salvador que es el Cristo y Señor…” (Lc, 2, 10-11)

La Buena Nueva del que ha de nacer el Redentor del mundo, nuestro Rey, nos llenará la tierra con su grandeza y traerá la paz verdadera a los hombres de buena voluntad; paz, que como sensación está llena de una bondad que nos renueva para que demos al prójimo lo mejor de nosotros mismos. Es por tanto, que ese nacimiento debe hacernos redescubrir nuestra identidad cristiana, reflexionar y prepararnos para recibirlo, ser testimonio de vida, practicando la caridad, ser humildes, perdonar, ser justos, compartir, ser solidarios, buscar la reconciliación, rechazar el odio y la violencia entre otros.

Dios Padre, nos envía a su hijo Jesús para liberarnos e iluminarnos, si desconocemos esa luz divina, que nos invita a seguirla, a través de la fe, estaremos dando la espalda a lo hermoso de su inmensa gloria.

¡Bendita sea la Sagrada Natividad, del que ha de llegar para salvar a la humanidad!

Mujeres y hombres de buena voluntad, entiendan con plena seguridad que el bien vencerá definitivamente el mal.

Habrá una justicia final, definitiva, sin cómplices, ni excusas, en base a la verdad, cuando Cristo venga a juzgar a los vivos y a los muertos.

De esta suerte Cristo Rey, también será el Juez Universal.

Hoy se celebra el día del Apostolado Seglar.

Mons. Antonio José López Castillo

Arzobispo de Barquisimeto

Fiesta de Cristo Rey


Después de haber celebrado en el Año Litúrgico todos los misterios de la vida de Jesús, nos preparamos para cerrarlo con una gran solemnidad: la de CRISTO REY. Remontándonos a la historia del hombre, recordamos cuando Pilatos le preguntó a Jesús: ¿Eres el rey de los judíos? Y a la que Él entre otras palabras contestó: “mi reino no es de éste mundo”, Pilatos le vuelve a preguntar: ¿Con que tú eres rey? Jesús le contestó: tu lo has dicho. Estas palabras de Él Señor nos indican que nunca negó su Majestad Divina, porque siempre ha sido y será Rey, no como los terrenales, sino un reinado especialísimo lleno de amor y verdad. Obras estas que hay que difundir para transformar un mundo lleno de indiferencia religiosa y hastiado de tanto odio y violencia, y que imbuido en un materialismo absorbente, se cree superior a Dios, apartándose de su existencia. Cuando buscamos a Dios y su amor nos sentimos revitalizados y fortalecidos llevándonos a exteriorizar hacia nuestro prójimo en hechos concretos y positivos. Su reino actúa como fermento para la salvación de la humanidad, por ello es indispensable en nuestra vida, porque Él es el Señor y nosotros sus hijos.

El encuentro con Jesús, Señor de Señores nos exige una vida de rectitud para alcanzar la victoria, que no es otra cosa que la Santidad plena, a la cual todos estamos llamados a lograr.

En Cristo la creación encuentra su cumplimiento trascendente. Él está por encima de todo principado, su Reino y Soberanía no tiene final. La grandeza y el poder son suyos.

Cuando retorne habrá una transformación, es decir, un nuevo cielo y una nueva tierra, y vendrá en gloria para juzgarnos; por ello hay que estar preparado para ese advenimiento escatológico.(Mt, 24,44; 1Te, 5,2)

Al Rey de Reyes, Señor de Señores, todo el honor, la gloria y la alabanza por siempre

por Yaritza Osorio

por Yaritza Osorio

El ocho (8) de septiembre de cada año, la iglesia católica celebra el nacimiento de María, mujer que desde su concepción fue preservada de toda mancha de pecado, manteniéndose a lo largo de su vida: Toda Santa; estuvo llena de la gracia de Dios por siempre teniendo una posición privilegiada entre todas las mujeres de la tierra, y fue preparada para el momento de la Encarnación de su hijo, un vientre puro y santo, llenando Dios su ser con el Espíritu Santo.

María nace de una prole ilustre, engendrada notablemente de una estirpe Real originada de la línea de David, nacida de padres santos y religiosos. María aparece en un momento en que el mundo permanecía enfermo y nos trajo al Redentor del mundo: El bendito Jesús de sus entrañas.

Ella nace pura como los querubines, es el molde maravilloso de Dios, habita en los corazones que se lo permiten, sembrando raíces de humildad, de caridad, y demás virtudes, encaminándonos hacia Dios, porque ella es perfección de santidad.

La virgen María fue una mujer de fe, compartió la suerte de Jesús, participó con su dolor en la obra redentora de su hijo. María lucha contra el pecado con su entrega voluntaria a Dios y a su plan salvífico, ella sigue ayudándonos porque el enemigo jamás tendrá entrada donde participe María.

Su hijo Jesús, autor de la salvación de la humanidad, siempre oye sus ruegos porque cuando confiamos en ella, ella intercede por nosotros.

Gracias María por darnos tu Unigénito Hijo y por ser la consoladora maternal de los necesitados. A ti, María amor y reverencia sin medida.

Nube de etiquetas