Barquisimeto – Venezuela

Semanalmente nos envían por e-mail las notas pastorales de Monseñor Antonio José López Castillo pertenecientes a la Página Arquidiocesana que se publica en el diario El Impulso los domingos. Aquí la correspondiente a esta semana:

Vamos a pescar

Jesus con los pescadores

Luego del acontecimiento del Gólgota, los Apóstoles abatidos, derrotados, ante la muerte de su Maestro deciden seguir pescando como lo habían hecho anteriormente.
En efecto, Pedro les dice: “Voy a pescar” (Juan 21-3), los otros apóstoles y discípulos deciden acompañarlo, para así olvidar su fracaso, y poder seguir viviendo.
Se suben a la vieja barca, cargada de esfuerzo y sin sabores. Pero salen a pescar tristes, pesimistas, sin confianza en sí mismo, y mucho menos en Dios.
Por supuesto, que desencantados y grises, esa noche no pescaron nada; su fracaso se les creció.
Si nuestro pensamiento es negativo, si todo lo vemos mal es imposible triunfar.
En la vida diaria, cuantas veces vivimos sin ilusiones, sin disfrutar de cada instante y sin valorar la inmensidad de aspectos positivos que poseemos. Nos quedamos muchas veces en el pozo ahogados. Cuando nos llenamos de frustración y pesar se nos hace imposible constituir un mundo feliz.
Pero al amanecer, Jesús sin ser reconocido les pregunta si han pescado algo; ante la negativa de ellos, les dice: “Echen la red al lado derecho de la barca y encontrarán peces…” (Juan 21-6). Ellos así lo hacen recuperando parte de su confianza y efectivamente recogen tal cantidad de peces que apenas si podía levantar la red. Inmediatamente se dan cuenta que es Cristo Resucitado quien los ha guiado, y su gozo se hace infinito, vuelve a sus vidas la esperanza.
Los apóstoles supieron confiar en su Divino Maestro y en sí mismo. A partir de aquella pesca entendieron que eran triunfadores.
En la vida, también nosotros debemos llenarnos de fe y esperanza en Dios, nuestro Padre, quien nunca nos abandona y afianzados en Él, saber confiar en nosotros mismos para estar dispuestos a vencer las dificultades y vivir siempre como seres exitosos, números uno, repletos de optimismos ante la vida y con ganas inmensas de vivir resucitados en los valores humanos y en los valores cristianos.

Siempre tenemos derecho a la esperanza, ella es invencible.
Si podemos y debemos, con decisión y coraje, construir una auténtica democracia.
Amemos a esta Patria, y con obras, porque ella siempre será esperanza para sus hijos.


Mons. Antonio José López Castillo
Arzobispo de Barquisimeto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: