Barquisimeto – Venezuela

Estas notas pastorales vienen todos los Domingos en el diario El Impulso. Lo compartimos con uds.

antonio_lopez_castillo

Mons. Antonio J. López Castillo (Foto. El Guardian Católico)

El Cuerpo de Cristo

Jesucristo, antes de su muerte, en la última cena instituye la Eucaristía para perpetuar su presencia Sacramental en la Iglesia.

En efecto, la Iglesia actualiza el memorial de la Muerte de Cristo. Por ello, la comunión en el cuerpo de Cristo le hace revivir todos los aspectos esenciales del Misterio de la Salvación; tanto por el Bautismo como por la experiencia Eucarística, se toma conciencia de que somos miembros del Cuerpo Místico de Cristo: “Puesto que sólo hay un Pan, nosotros formamos un solo cuerpo” (1 Corintios 10,17)

La Iglesia celebra la Eucaristía en base a la potestad y misión que le dio Jesús.

La Institución histórica de la Última Cena de Jesús, es el fundamento del dogma Eucarístico.

Después de la muerte y resurrección, los discípulos continuaron, con “la fracción del Pan”, en común y la captaron como una anticipación del suceso escatológico.

La muerte es para Cristo una realidad consciente, que Él acepta como necesidad Histórica-Salvífica), decidiéndose en libertad por ella.

Además de su muerte, Jesús predice su Gloriosa Resurrección. En ella brilla su espléndida victoria sobre el pecado y la maldad.

Jesús celebra la Última Cena y la constituye testamento, en el cual hace presente todo su ser y obrar Mesiánicos: los concreta en un don Salvífico visible, comestible y permanece en herencia como sacramento.

Lo central de la Cena del Señor lo recibió la Iglesia por institución de Jesús mismo, es decir, la consagración del pan y vino para convertirlos en el cuerpo y sangre de Jesucristo.

Esa voluntad Salvífica fue revestida de un marco litúrgico-sacramental.

El magisterio de la Iglesia, ha definido a través de varios concilios, que la Eucaristía contiene el Cuerpo y la Sangre de Jesús. En virtud de la transubstanciación, bajo las especies del pan y del vino, está Cristo no sólo durante la Sagrada Comunión en la Santa Misa, sino que desde la Consagración y después de la Santa Misa, en el Sagrario, sigue presente silenciosamente, para la adoración del pueblo fiel.

En efecto, el Concilio de Trento, proclama dogmáticamente que la Misa, no es una mera alabanza, ni un mero recuerdo del Sacrificio de la Cruz sino un verdadero y autentico sacrificio propiciatorio por los vivos y los difuntos sin restar nada al de la Cruz (Dz.948-952)

La Santa Misa, no es un mero acto social, en donde se asiste como un adorno de una celebración formal: la misa es una oración, debe vivirse, participarse, responder, cantar, comulgar, debidamente preparados; hagamos de la misa un encuentro personal, existencial y gozoso con Cristo y un fortalecer el ser Iglesia, Comunidad y pueblo de Dios.

El sacramento es realizado solamente por el Sacerdote ordenado, independiente de la Santidad personal (D.2584)

El Concilio Vaticano II, insiste encarecidamente con toda la Iglesia en la participación activa de los creyentes en la Eucaristía.

Es que en la Eucaristía, el Señor glorificado sale al encuentro del hombre ocultándose y descubriéndose a la vez, bajo el signo sacramental

Por lo tanto, la Eucaristía realiza la presencia sacramental y la aplicación de la acción sacrificial, fundamental para la salvación de todos, que es Jesús mismo, en el banquete sacrificial de la Iglesia, instituido por Él mismo.

La Eucaristía o Santa Misa, establece el vínculo de la misa, íntima unidad de los hombres con Dios y de ellos entre sí

Asistamos y participemos de la Santa Misa, en ella se fortalece nuestra fe en Cristo y se fortifica nuestra fraternidad.

Sepamos asistir y vivir la Santa Misa. Ella nos hace sentir la fuerza de Dios; de tal manera que por la comunión, Él habitará en nosotros y nosotros en Él

¡Cuánto bien hace la Santa Misa o Eucaristía, al ser humano, y cómo une y anima a toda la familia cristiana!

Visitemos al Santísimo Sacramento en el Sagrario de nuestros templos.

Dialoguemos con Él y adorémoslo diciendo: “Bendito y alabado sea Jesucristo, en el Santísimo Sacramento del Altar”.

Mons. Antonio José López Castillo

Arzobispo de Barquisimeto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: