Barquisimeto – Venezuela

El Señor suscita profetas donde y cuando quiere, se fija en quien quiere y le da una vocación especial: ahí está el humilde campesino convertido en profeta por pura elección de Dios (Amós 7,12-15). La carta a los Efesios, que comenzamos hoy, se prolongará durante seis domingos seguidos. Hoy leemos en ella un himno de acción de gracias al Señor por su plan salvífico. La Humanidad está destinada desde la eternidad en convertirse en los hijos e hijas de Dios por Jesucristo (Efesios 1,3-14).

San Pedro y sus compañeros, humildes pescadores, también fueron elegidos y convertidos en apóstoles por elección gratuita de Jesucristo. Nadie puede arrogarse el título de apóstol si Dios no lo ha elegido. El Señor envío a los suyos a pie, sin víveres ni recursos para que mejor se mostrara la fuerza de la acción divina (Marcos 6,7-13). La Iglesia de todos los tiempos debe examinar si pone su seguridad y eficacia apostólica en los medios materiales o en la acción divina del Espíritu Santo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: