Barquisimeto – Venezuela

por Yaritza Osorio

dia-del-padreLos padres reciben de Dios el amor, luego lo pasan a los hijos, es decir, primero han sido amados por El; pero cuando no se pone en práctica ese sentimiento, y no se da a los hijos, lo que se trasmite es egoísmo. A menudo olvidamos que son un regalo de Dios, siendo los padres los responsables de su educación, en corazón y en el carácter, por ello hay que amarles, cuidarles hacerlos crecer, enseñarles la prudencia, la obediencia a Dios, y por supuesto la obediencia paterna, la cual no se puede delegar a nadie, salvo excepciones. Por su parte, los padres abnegados, merecen que sus hijos muestren siempre el agradecimiento, inclusive cuando se hacen grandes y los padres entran en la ancianidad, enfermedad o se vuelven inhábiles o entredichos. Cada día los padres abnegados realmente se vuelven héroes, sacrificándose para que sus hijos, sean hombres de bien, en un futuro, pero a veces, ese sacrificio, sino se realiza conforme a los dictados cristianos, se vuelve vano, porque los ejemplos a seguir serán de arrogancia, soberbia y caprichos que por ningún lado asomarán alguna formación espiritual, dada la falta de humildad, sensibilidad, generosidad, justicia, madurez, inteligencia, entre otras.

A menudo es sano recordarle a los hijos que se pongan en el lugar de esos padres que se sacrifican a diario y obtienen a veces como respuesta de ellos, sufrimientos e indiferencias traducidas en lágrimas y preocupaciones ante quien ha dado todo para ser educado y seguir adelante advirtiendo que a veces esto se da, por no actuar con autoridad hacia los hijos, a los que a veces se les teme.

Tal vez llegue el momento en que desparezca la autoridad paterna, pero mientras tanto no desaprovechemos oportunidades para decirles a los hijos, que cuando la vida parezca apagada, quien encenderá una luz serán los padres, ya que la personalidad podrá ser distinta, pero la esencia es la misma, porque los padres, siempre recibirán a sus hijos con los brazos abiertos, aún cuando hayan tomado la senda que no es, generalmente llena de antivalores, que sólo conducen a conductas equivocadas y manipulaciones que se aceptan sumisamente sin someterlas a reflexión.

Es justo un homenaje hoy ó cualquier día al hombre que ha sabido ser buen padre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: